Clasificación de la APARIENCIA VISUAL



En el trabajo publicado en la revista Color Research and Application, 31 (3) 164-167 (2006), se propone un nuevo modo de clasificar la apariencia visual.

El círculo se divide en tres grupos: color , cesía y espacialidad, y cada uno de ellos unido al otro mediante clasificaciones intermedias: claridad, color espacial y cesía espacial .





El color se divide en tres: la cromaticidad que contiene al tono y la saturación o pureza y la luminosidad o claridad que comparte con la cesía y que lleva a la reflectancia o transmitancia luminosa y esta, a la blancura . Desde la blancura y en conexión con el color, quizás como una variable del color acromático , se llega al amarillentamiento o amarilleo .



A su vez, la cesía se divide en dos: difusividad y permeabilidad . La primera se refiere a la propiedad de los materiales u objetos a difundir la luz que incide sobre ellos en otras direcciónes además de la componente regular (especular). La permeabilidad es la capacidad del material u objeto de penetrar en el material y puede asociarse con la absorción o la absortividad del mismo.

La difusividad está asociada con el brillo y consiguientemente con el mateado que es su opuesto, con la translucencia y la transparencia. La permeabilidad a su vez, está relacionada con la opacidad.



La cesía espacial relaciona la cesía con la espacialidad, lo mismo que el color espacial, por lo que parece más adecuado definir este nuevo item que es la espacialidad.

Para entender este concepto clasificatorio es necesario entender que la mayoría de los seres vivientes, y, entre ellos, los humanos, tienen dos ojos, lo que les permite percibir y tener conciencia del espacio que le rodea, espacio que en la conciencia se vé como una imagen bidimensional.

Es posible que algunos animales puedan ver una presa que vuela lo suficientemente cerca como para atraparla con la lengua, de la misma manera que algunas personas son capaces de atrapar una mosca volando, pero más allá de esa distancia las mismas evaluan comparando evalúan por comparación de tamaño de los objetos que llenan el campo visual.



Se ha dividido la espacialidad en dos subconjuntos: de una dimensión o unidimensional y de dos dimensiones o bidimensional .

Cuando observamos líneas paralelas a la dirección como miramos la escena, nuestra percepción de lo que llamamos perspectiva, son líneas que se juntan a la distancia. En cambio, si las líneas son perpendiculares a la dirección de observación, las líneas se acercan entre sí hasta que se funden en una sola. La percepción que se tiene cuando uno orienta la mirada en una sola dirección, permite clasificarla como unidireccional.

En la espacialidad unidireccional se pueden clasificar la piel de naranja , la ondularidad y la rugosidad ,

La piel de naranja es una deformación superficial características de algunos frutos como las naranjas, las mandarinas, los limones, etc. En pinturas se llama así a un defecto parecido que se puede ver en la figura de abajo.


La ondularidad se puede verificar en superficies donde aparecen inperfecciones como el graneado de los cueros, variaciones mayores que las de una rugosidad común. En general están definidas por las frecuencias espaciales que caracterizan a la superficie. Hablaremos de ellas en otro lugar.

Por otra parte las texturas siempre se perciben como bidimensionales, puesto que, para verlas, es necesario la observación de un plano visual. Los detalles de la textura se ven en dos dimensiones. formando diferentes esquemas como puede verse en las figuras de mas abajo.



Volvamos ahora a la cesía espacial. Dentro de esta clasificación se pueden observar los fenómenos de la definición de imagen -DOI-, el halo y la claridad o limpidez .

La definición de Imagen o DOI en inglés, es la percepción de la definición (valga la redundancia) de las líneas reflejadas especularmente. Como puede verse en la reflexión de un edificio o un cable de comunicaciones. Cuanto menos difundida está la línea, tanto mayor es la definición de la imagen reflejada.

El halo es la aureola que se forma alrededor de los objetos luminosos observados por transmisión, como puede ser la luna a través de la humedad del ambiente. En el primer caso se ve claramente el círculo lunar con otra área asociada semi transparente, que normalmente se la asocia al dicho de que es "una luna de lluvia". En cambio, si hay niebla, los contornos del astro son totalmente difusos y no pueden verse.

Finalmente, no debe confundirse la claridad aquí definida, con aquella producida por la reflexión luminosa en materiales opacos o translúcidos, clasificada así dentro de la cesía, pués, en este caso, se refiere a los materiales transparentes (en su mayoría líquidos, que tienen poca turbidez, en general debida a partículas que no impiden ver a través del mismo, pero enturbian un poco la imagen).

Nos queda el último rubro: el color espacial. Este está dividido en dos items: macro y micro . En macro se clasifican el metalizado , el perlado y la iridiscencia .

El metalizado se caracteriza por la reflexión de la radiación en la superficie y un cambio pequeño de la reflexión en diferentes partes del espectro visible, dándole características de plateado , dorado , bronceado , etc.

El perlado se produce por el efecto de varias capas interferenciales como cuando una gota de aceite en el agua es observada con luz dirigida, como el sol. El perlado se ve en una perla porque sucesivas capas de un espesor muy delgado son aplicados por el animal dentro de la ostra a una partícula que penetra a la misma. También sule llamarse a este efecto nacarado .

Finalmente la iridiscencia se produce por efectos interferenciales y de difracción de la luz por materiales que tienen ranuras alineadas u orientadas que actúan como una red de difrección.

Nos queda hablar de la clasificación micro. En realidad, dudo si realmente pertenece a el ámbito de las apariencias visuales comunes y ordinarias, puesto que se trata de formas visuales artificiales y solo se producen en pinturas especiales, que también deben ser observadas en forma especial, pues para poder verlas hace falta mirar la muestras a distancias cortas (no más de 50 cm) y, los destellos pueden verse solo con luz direccional, mientras que el desbaste solo puede verse si la luz que ilumina es totalmente difusa. Si se observa un efecto, el otro no se lo puede ver, aunque ambos estén el la misma superficie.