Como se MIDE un Color según la CIE



Para medir un color la CIE especificó cuatro cosas:

  1. Los Observadores Patrones.
  2. Las Condiciones Geométricas de Medición.
  3. Los Iluminantes Patrones.
  4. El Blanco de referencia.



Nos ocuparemos aquí del punto 2: Las condiciones geométricas de medición según la CIE.

Para medir el color de un material o un objeto es necesario que la luz
penetre en el mismo. Ya que si la luz solo se refleja en la superficie, como en el caso de un espejo o un metal muy pulido, la misma solo se reflejará especularmente , dando información solo de la fuente de luz y no del objeto mismo, que es lo que nos interesa cuando deseamos evaluar el color.



Para entender esto miremos una auto con pintura roja brillante iluminado por el sol. En los lugares donde el sol se refleja en dirección a nuestros ojos, solo veremos el color del sol o blanco, si se desea, pero no el color rojo del auto.



Por lo tanto cuando deseamos medir el color de algo, debemos evaluar la
componente difusa de la luz reflejada, ya que es ella la que ha penetrado la superficie exterior del material e interactuado con los pigmentos o colorantes que se hallan por debajo de la misma produciendo la absorción espectral que modifica la radiación incidente dando lugar al fenómeno del color.





Para medir la componente difusa de la luz reflejada o la
reflexión difusa la CIE recomendó cuatro geometrías a saber:
a) 45°/0°
b) 0°/45°
c) Difusa/0°
d) 0°/Difusa
Las mismas pueden ser vistas en la figura de la izquierda. Arriba se pueden ver las dos que emplean un haz luminoso direccional incidente a 45º y abajo las que emplean una esfera integradora



En cada caso, el primer valor indica la dirección del haz que ilumina la muestra, el segundo, la dirección de medición del haz reflejado. O sea, incidencia a 45° y medición a 0° o al revés. Cuando indica
difusa quiere decir o que se ilumina difusamente, esto es: con luz proveniente de todos lados, o que se mide la componente total difusa, en ambos casos empleando una esfera integradora.



Estas geometrías son propias de los instrumentos de medición. Cuando se adquiere uno, se está explicitando la geometría con que se va a medir.



Normalmente se acepta que los resultados con la geometrías
a) o b) son equivalentes, no siendo siempre válido este criterio cuando se comparan la a) o b) con la c) o d) . En general es recomendable comparar mediciones del mismo tipo. Es por esta razón que se introdujo el concepto de factor de reflectancia en donde la medición se realiza contra un dado patrón medido bajo las mismas condiciones geométricas que las del instrumento empleado.



Cuando se mide con las geometría 0°/45° o 45°/0° , se excluye , automáticamente la componente especular. En materiales normalmente lisos y brillantes, esta es una geometría recomendable.



Si se mide empleando una esfera integradora, cuyo uso es recomendable para los materiales con textura o direccionalidad (como es el caso del papel), es recomendable el uso de la esfera integradora. En este caso es preciso preveer que la misma permita excluir o no la componente especular si se lo desea, mediante lo que se llama una trampa óptica.



Dada la necesidad de excluir la componente especular de las mediciones con la esfera integradora, muchos instrumentos emplean una geometría
6°/Difusa o 8°/Difusa en lugar de 0°/Difusa.